20/03/2017

Sumérgete en las profundidades de nuestros tratamientos acuosos

¡Qué tal si al final del invierno, reemplazamos nuestra crema por un tratamiento de textura casi líquida, súper hidratante y refrescante para preparar nuestra piel a la llegada de la primavera!

La cura del agua: una tradición milenaria

¿De dónde vienen las texturas acuosas? De Asia, en donde la simbología del agua es muy fuerte y está en el centro de todas las rutinas de salud y de belleza: los baños japoneses llamados Onsen, Sento o Ofuro, la limpieza facial con agua de arroz para despertar la luminosidad de la tez, el vapor de agua para purificar la piel, etc. El agua es, indiscutiblemente, el elemento preferido de las mujeres asiáticas para el cuidado de su piel ya que en este continente, más que en otros lugares, el rostro refleja la belleza y la salud interior. Por lo tanto, debe estar lo más puro y perfecto posible. Y para conseguir un resultado impecable, las formulaciones acuosas son las más suaves y las más eficaces.

Utilizar el agua para el cuidado de la piel sigue siendo de actualidad más que nunca. En 2017, las mujeres asiáticas siguen amando el agua, que utilizan principalmente de dos maneras diferentes: para la limpieza facial con una rutina de belleza en forma de splash que refresca inmediatamente la piel y, para el cuidado de la piel con fórmulas muy emolientes, para preservar, durante todo el día, una sensación de pureza, de hidratación y de confort en la piel. Tanto es así que hemos visto surgir por todas partes las famosas aguas cosméticas o "cosmetic waters", con texturas sorprendentes que funcionan como verdaderos shots de agua para la piel.

¡Un splash que lo cambia todo!

Lancôme también se inspiró en estos tratamientos "water care", tanto de sus gestuales como de sus fórmula, para crear Énergie de Vie, una nueva gama de tratamientos hidratantes y refrescantes. Dos de entre ellos, en particular, reproducen este efecto ”splash” tan energizante para la piel:

1) La loción aperlada, Énergie de Vie Pearly Lotion tiene una textura “líquida", ultra ligera y muy sensorial, que es casi como el agua. En concreto: una vez que la loción se aplica con la yema de los dedos (o con un algodón) sobre el rostro, su fórmula se convierte sucesivamente en una ráfaga de burbujas, translúcidas y evanescentes, de diferentes tamaños, que dejan una divina sensación de frescura en la piel.

2) El tratamiento Énergie de Vie Liquid Care imita la acción energizante del agua en la piel. ¿Cómo? Gracias a su increíble fórmula tres-en-uno, a medio camino entre una loción, un suero y una crema, que además de impregnar la epidermis para hidratarla mejor, también le confiere sus ingredientes activos, dinamizantes (Raíz de genciana) y antioxidantes (Melissa, Bayas de Goji), para recargar las baterías cutáneas y luchar contra la piel seca y la tez opaca. Es muy sencillo, en una semana, los rasgos, más lisos y regordetes, parecen literalmente transformados... Independientemente del ritmo de vida que llevemos a diario.

Énergie de Vie Pearly Lotion, Énergie de Vie Liquid Care, Lancôme.

Selección