04/11/2016

La “slow beauty”

¿De dónde viene esta tendencia de belleza? Proviene del movimiento "Slow" que empezó en 2012 y cuya filosofía es muy sencilla: hacer las cosas sin prisas, lo que conlleva a ser más felices, estar en forma, aumentar nuestra productividad y ganar en confianza. Así, un estudio realizado en el 2015 por el Observatorio de la Sociedad y Consumo (Obsoco) reveló que el 78 % de las personas interrogadas desean, en prioridad, disminuir su ritmo de vida*. La única dificultad consiste en poder llevar un estilo de vida en donde prima la lentitud, el bienestar y la salud.

¿Qué beneficios tiene? Al tomarse más tiempo para uno mismo, se puede escuchar mejor su cuerpo y mente. ¿El resultado? El acceso directo al círculo virtuoso de la tendencia "Slow".

En el ámbito de la belleza, ésto se traduce en dos principios fundamentales. El primero, invita a disfrutar de la cosmética de hoy para envejecer lo más bonita posible. El segundo, implica conectarse con su cuerpo para decodificar las manifestaciones de su piel. ¿Está suficientemente hidratada, protegida? Esta actitud no sólo ayuda a lucir una piel más hermosa, sino que también hace que uno se sienta mejor.

¿Cómo practicar la “slow beauty” en casa? Poniendo todo lo que está a nuestro alcance para adoptar, poco a poco, esta nueva visión de la belleza sin prisas. Por ejemplo, al despertar, tomarse tiempo para hacer algunos ejercicios de respiración. Luego, seleccionar cuidadosamente los ingredientes del desayuno, por ejemplo, evitando consumir demasiada azúcar ya que puede provocar una baja de energía. Enfin, cada mañana, frente al espejo, es necesario dedicarle unos minutos a la observación de la piel para poder realizar, en función del estado en que se encuentre en ese preciso momento, un ritual de belleza adecuado. ¿Los resultados? Una piel más neta y más radiante, además de ayudarnos a recobrar la confianza en nosotras mismas.

¿Cuáles son los productos de belleza indispensables de la “slow beauty”? Una producto exfoliante suave, como Exfoliance Confort de Lancôme, formulado para pieles secas, que podrá utilizarse una o dos veces a la semana, para retirar las impurezas y las células muertas con suavidad y afinar la textura de la piel. Una mascarilla en gel que refresque e hidrate la piel, como Hydra Intense de Lancôme, para tener la sensación de una piel suave, flexible y más lisa. En vista de que su fórmula en gel no se escurre, éso nos permite aprovechar el tiempo de reposo de la mascarilla para hacer algunas respiraciones profundas. Por la mañana y la noche, un tratamiento para el contorno de los ojos, como Génifique Yeux Light-Pearl de Lancôme, que se aplica efectuando un pequeño masaje, con su novedoso aplicador en forma de perla flexible, que deja un efecto alisante. Para terminar, el suero antiedad Advanced Génifique de Lancôme, cuya fórmula activa 10 signos clave para una piel visiblemente joven (textura, elasticidad, tonicidad, firmeza, flacidez, líneas finas, arrugas, luminosidad, uniformidad del tono de la piel y claridad).

*Estudio realizado en línea utilizando un panel de más de 12,000 personas en seis países (Francia, España, Alemania, Estados Unidos, Turquía y Japón).

Exfoliance Confort, Hydra Intense, Génifique Yeux Light-Pearl y Advanced Génifique, , Lancôme.

©Nicolas Valois

Selección