09/10/2015

Cuatro extranjeras perfectamente parisinas

  •  
  •  
  •  
  •  

Cuatro mujeres, cuatro íconos y cuatro razones para creer que no tienes que nacer en París o ser parisino, sólo debes "renacer" ahí, como argumenta Sacha Guitry. Caroline de Maigret hace sus elecciones parisinas con María Antonieta, Josephine Baker, Romy Schneider y Jane Birkin encabezando la lista.

María Antonieta, austriaca Un símbolo de la coquetería francesa si alguna vez hubo uno, la austriaca María Antonieta fue la primera integrante de la realeza francesa en demostrar un interés por el arte y la moda. Cuando no estaba actuando en el escenario personal que era su palacio Trianon, ella soñaba con la vida como una pastora en su hogar bucólico de la aldea, lejos de la pompa de la corte de Versalles.

Josephine Baker, americana Josephine Baker no sólo adoptó la nacionalidad francesa, sino que también adoptó al país como propio, en cuerpo y alma. Liberal y muy vanguardista, vivió y respiró inteligencia y sensualidad. Con espectáculos legendarios en el Folies Bergère y muchos lanzamientos musicales populares incluyendo el éxito "J'ai deux amours ... Mon pays et Paris" ella hizo su marca como un verdadero ídolo parisino para su generación.

Romy Schneider, alemana Cómoda con las noches de insomnio en la ciudad y la libertad que venía con la anti-conformidad típicamente parisina, la actriz Romy Schneider tocó los corazones de los franceses con su encanto, elegancia y delicadeza. Tanto es así que durante los años sesenta se convirtió en el arquetipo único de la feminidad y la belleza parisinas.

Jane Birkin, británica Sin duda la más parisina de todas, Jane Birkin con su querido acento inglés se ha convertido en una verdadera parte del paisaje nacional. Sus hijas Charlotte Gainsbourg y Lou Douillon también han seguido sus pasos en cultivar una toma claramente parisiense en su estilo con pantalones vaqueros rasgados, gabardinas y zapatos deportivos.