01/01/2017

Un momento con Linda Addouane, estilista de moda freelance

  • © Hannah & Joël

Apasionada por la moda hasta tal punto de hacerla su oficio, Linda creció en los alrededores de París, entre Chatou y Le Vésinet en la comuna de Yvelines. Aunque hace tan sólo 5 años que vive en París intramuros, Linda tiene la impresión de haber vivido toda su vida en esta ciudad que tanto ama. En exclusiva, para nuestra revista Inspiración de París, Linda nos habla de su Capital fetiche.

¿Si París fuera una prenda de moda, qué sería?
Una bolsa de cuero acolchada, cuyo estilo a la vez chic, elegante e intemporal, represente la Ciudad de las Luces. Un accesorio culto que todas esperamos poseer un día.

¿Tres lugares que representan la Ciudad de París que tanto amas?
En primer lugar, el barrio de Pigalle por su sorprendente actividad nocturna y por todos los encuentros improbables que puedes hacer tanto de día como de noche. En segundo, el barrio de Saint-Germain-des-Prés por su romanticismo, su autenticidad, sus “brasseries” y sus galerías de artistas. Y finalmente, el canal Saint Martin, a la vez desconcertante y tan parisino, cuando se hace el recorrido completo de la Plaza de la Bastille hasta la Plaza de la Batalla de Stalingrad.

¿Una tradición típicamente parisina?
Aunque pueda parecer muy estereotipado, cada invierno voy a saborear un delicioso chocolate caliente en la terraza del Café de Flore y cada verano voy a tomar un trago en la terraza del café Le Progrès en el barrio de Le Marais. Dos lugares que siempre están a reventar, donde se aglutinan parisinos, turistas y curiosos que pasan por ahí. Me gustan por la atmósfera de calor humano y de convivialidad que reina allí.
Café de Flore, 172 Boulevard Saint-Germain, 75006 París.
Le Progrès, 1 Rue de Bretagne, 75003 París.

¿Un recuerdo fuerte o emocionante en París?
El crepúsculo antes de la salida del sol, al pie de la Basílica del Sagrado Corazón, en los brazos de un enamorado después de haber pasado toda una noche a errar por las calles… El paisaje era increíble y las calles tan tranquilas. En definitiva, este tipo de momento es ideal para darse cuenta que vivimos en una ciudad extraordinaria, con facetas múltiples.

¿Tu visión de la mujer Parisina?
Es a la vez libre y comprometida, asume su labial y su look falsamente descuidado porque es lo que mejor le queda. Puede estallar de alegría en la terraza de un café y ponerse a llorar en la calle sentada en una banca. Está llena de espontaneidad, de desenvoltura y de humor. Le gustan los estereotipos de moda y de hecho es lo que hace su encanto, un poco como las heroínas de Jean-Luc Godard.

¿Cuál es tu rutina de belleza?
Comienzo por limpiar mi cara con jabón. Es lo único que me hace despertar antes de tomar mi café. Como me gustan utilizar los atomizadores, me vaporizo sistemáticamente el rostro con agua de flores. Luego lo hidrato, de preferencia, con una crema con textura sedosa. Al final, aplico un toque de blush para tener un aspecto saludable. Una rutina rápida y eficaz, que refleja la vida parisina que avanza a toda marcha.

¿Una audacia o una prohibición en belleza?
¿Una audacia? Un párpado completamente cubierto con una sombra de brillantina plateada o dorada. El efecto cabaret que se crea hará enloquecer a la persona que sumerja su mirada en la tuya. ¿Una prohibición? No hay que prohibirse nada en la vida, aún más en belleza. La única excepción: ¡unas cejas demasiado depiladas! Es muy sencillo, cuando veo a una chica con las cejas demasiado delgadas, me bloqueo. No hay nada peor que éso para quitarle la naturalidad al rostro y endurecer las facciones de la cara.

¿Un pensamiento que te saque de la cama por las mañanas?
La simple idea de comenzar el día con un chaï latté soja que compro en el “coffee shop” de la esquina y saber que voy a terminarlo muy tarde con una cena entre amigos.

¿Un mantra que te ponga de buenas o cualquier otra cosa que te haga sonreír?
Los “snapchats” matutinos de mis amigos que aún se encuentran en la cama, así como una buena “playlist” que incluya tanto Rihanna como Diana Ross o Drake. En cuanto al mantra que me fascina es “everything’s gonna be alright”, me lo repito de la mañana a la noche cada vez que siento que es necesario. Estas cuantas palabras merecerían estar tatuadas en mi piel.

¿Alguna astucia de belleza que nos quieras compartir?
1./ Olvidarse por completo de las toallitas desmaquillantes y utilizar en su lugar agua micelar. La diferencia es radical y la piel la tolera mejor. 2./ Comer pasas (con moderación ya que, contrariamente a lo que se piensa, tienen muchas calorías) en el desayuno. Es radical para tener una tez con un aspecto ligeramente bronceado durante todo el año. ¡No puedo vivir sin ellas!

¿Te gustaría probar algún cosmético?
¡Sí! L’Absolu Rouge de Lancôme que promete un color intenso, de larga duración y una hidratación de los labios que dura 8 horas. ¡Para mí, cuenta con todos los atributos de un “partner in crime"! Estoy convencida que sería ideal para una velada que comience con una cena en el restaurante La Belle Époque, continúe en el club La Mano y acabe en la discoteca Les Bains. Estoy segura que es el labial que viste de inmediato la boca y también la cara. ¡Y como soy una adepta del menos es más, me dan muchas ganas de probarlo!
La Belle Époque, 36 Rue des Petits Champs, 75002 París.
La Mano, 10 Rue Papillon, 75009 París.
Les Bains, 7 Rue du Bourg l'Abbé, 75003 París.

¿Cuáles son tus lugares favoritos para ir a tomar un café?
En invierno, el hotel Le Pigalle por sus sillones súper cómodos. En verano, no hay nada mejor que la terraza del Holiday Café.
Hôtel Le Pigalle, 9 Rue Frochot, 75009 París.
Holiday Café, 192 Avenue de Versailles, 75016 París.

¿Para almorzar con tus amigas?
El Bistrot Victoires, justo detrás de la Plaza de las Victorias. Un bar restaurante discreto y no muy caro. Otra opción: el restaurante Ito, en la calle Pierre Fontaine del distrito 9, es mi lugar preferido para saborear la comida japonesa en pleno París.

¿El mejor paseo para realizar en compañía de tus amigas, tu pareja o tus hijos?
Todo paseo entre amigas incluye forzosamente un recorrido por la calle Franc-Bourgeois en el barrio de Le Marais, para ir de compras y luego hacer una pausa en el Café de la Poste, al final de la calle Turenne. El mejor paseo romántico, a condición de que haya buen tiempo, se hace en el Bosque de Vincennes sin olvidar, por supuesto, el recorrido en barca por todo el lago.
Café de la Poste, 124 Rue de Turenne, 75003 París.

Para descubrir el universo de Linda visita las páginas siguientes:
www.instagram.com/lili_addouane/
www.lindaaddouane.tumblr.com

Selección