19/02/2017

¡Regala felicidad!

Convencida de que la felicidad nos hace sentir plenas, sobre todo, cuando se comparte con los demás, la Casa Lancôme causa sensación al ofrecer un extraordinario "Happiness Gift" a todas las mujeres.

¿Qué es la felicidad?

Es una búsqueda, un enigma que muchos filósofos, escritores y pensadores han tratado de resolver en el transcurso de la historia. Recientemente, se demostró que las emociones positivas influyen en nuestro rendimiento (y por lo tanto en nuestras vidas). El interés por el tema es tal que se han creado clases a nivel universitario sobre la felicidad, incluso en el seno de la prestigiosa Universidad de Harvard.

La felicidad: un tema universal que resuena en todos nosotros

Una cosa es cierta: la belleza sigue siendo uno de los caminos más cortos a la felicidad, un momento de puro placer que nos ofrecemos al cuidar de nosotras mismas y buscar hacernos sentir bien. La autoaceptación de uno mismo, de su feminidad y la celebración de la felicidad son algunos de los valores que están inscritos en el ADN de Lancôme. De tal manera que, desde 1935, su filosofía de la felicidad se basa en siete pilares:

1./ Sentirse vivo. Disfrutar el tiempo que tenemos, compartirlo con aquellos que amamos y transmitir este principio a la siguiente generación es el fundamento de la felicidad.

2./ Dejarse guiar por el corazón. Todo el mundo escucha una vocecita interior que pregunta: "¿Es ésto lo que realmente quieres?" Esta vocecita nos impulsa a no escoger la facilidad, sino lo que es realmente bueno para nosotros. Ya sea fuerte o tenue como un soplo, debemos escuchar a la voz de nuestro corazón.

3./ Darle sentido a sus acciones. Todo pasa por algo. Detrás de cada acto, se esconde un deseo, una emoción que da sentido a lo que hacemos. Hagamos de cada acción una declaración, un recordatorio para nosotras mismas y para los demás: "Actúo porque me preocupo del mundo que me rodea".

4./ Ocuparse de sí mismo. Porque la felicidad comienza con uno mismo, hay que saber dedicarnos tiempo para nosotras. Tiempo para leer, escribir, caminar o nadar. Tiempo para correr y descubrir cosas nuevas. Tiempo para crecer, para aprender o simplemente para reflexionar.

5./ Ocuparse de los demás. La felicidad sólo tiene sentido si se comparte. Se amplifica al compartirla con las personas que conocemos, con nuestros amigos y nuestros seres queridos, incluso se intensifica con cada nueva persona que conocemos. Basta de tan sólo una sonrisa para alegrar el día a alguien.

6./ Vivir cada momento intensamente. Cada día es un tesoro. En 24 horas, ¿cuántos lugares puedes visitar? ¿Cuántas personas puedes conocer? ¿Cuántos amigos puedes hacer? Un sólo momento puede cambiarlo todo. ¡A condición de que lo sepas aprovechar!

7./ Decirse que lo mejor está por llegar. La felicidad es un viaje, no un destino. Cada día puede ser el mejor día de nuestras vidas.

Desde este punto de vista, Lancôme, que dedica todas sus innovaciones (¡y entusiasmo!) a impulsar la alegría de vivir es, sin duda alguna, una de las casas francesas mejor preparadas para compartir su visión, particular, de la felicidad.

¿Cómo? ¡Con la Rosa Lancôme! El máximo símbolo de felicidad y de generosidad. Este mes, la Casa preparó en todos los mostradores de la marca, una multitud de sorpresas...

Es la ocasión ideal para (re)descubrir los tres productos de la Casa que, a su manera, transmiten una cierta idea de la felicidad, es decir: 1./ El perfume La Vie est Belle que es la transcripción olfativa de la felicidad, 2./ el suero estrella Advanced Génifique que, desde 2010, ilumina la piel de las mujeres y 3./ la mascara Hypnôse cuyo cepillo intensifica, en cada pasada, la mirada con alegría.

Mejor aún: por cada compra en nuestros mostradores, las fans de la marca se verán ofrecer un "Happiness Gift" con una dosis de prueba de un producto estrella y un ramo con 7 rosas que llevan inscritos nuestros famosos mantras. Cada flor que regales, permitirá a la persona que la presente en un mostrador, beneficiar, a su vez, de una "Goodie Bag". Con esta iniciativa, Lancôme crea una verdadera cadena de felicidad y se posiciona como la Casa francesa que comparte, sin límites, su visión de la felicidad.

Selección