05/01/2017

Luce un maquillaje chic este invierno con tonos metálicos

El acabado metálico sobre los párpados se ha apoderado del maquillaje de ojos de esta temporada. Una tendencia de belleza que da fuerza y luz a la tez pálida del invierno, a condición de seguir las reglas de oro al pie de la letra.

¿Cansada del clásico smokey eye negro (o café) y su efecto mirada dramática más o menos pronunciada? ¡Buenas noticias! Esta temporada entró con fuerza el maquillaje en tonos metálicos. Si la sombra metálica es la protagonista del maquillaje, se crea un efecto "joya", como lo haría un accesorio de moda, que se basta por sí solo. Si se utiliza en segundo plano, permite lucir un maquillaje de carácter fuerte que refleja la luz alrededor de los ojos para hacer que brille la mirada.

3 tips cruciales para lograr un
maquillaje metálico de diez

1./ Perfecciona tu tez para lucir una piel impecable.
Esta es la primera regla de oro, ya que sería verdaderamente una lástima que cualquier imperfección le quite el protagonismo al efecto metálico. Por esta razón, los maquillistas especializados en este estilo de maquillaje recomiendan utilizar una base de maquillaje ligeramente irisada, para unificar el tono del rostro y lucir una piel radiante. De esta manera, la sombra de ojos con efecto metálico podrá desplegar toda su luminosidad.

2./ Selecciona el color metálico que mejor le va a tu tono de piel.
¿Tienes las mejillas muy rosadas? ¡No te preocupes! Para evitar enfatizar las rojeces tienes que contrarrestar los colores. La astucia consiste en utilizar colores opuestos que no hagan resaltar los pómulos. ¿Las tonalidades ideales? Las colores “fríos” como el verde, el gris y el plateado.
¿Tienes la piel clara?
Para darle mayor calidez a la tonalidad fría de tu rostro, no hay nada más hermoso que los colores cálidos que podrás utilizar sutilmente en función de tu estado de ánimo o del momento. ¿La buena elección? El color bronce, cobre y marrón.
¿Tienes la piel apiñonada? Para resaltar las facciones de las pieles con tonalidad cálida, utiliza notas cobrizas y doradas y añade a éso un toque de color. Como, por ejemplo, una sombra caqui o café.
¿Tienes la piel muy morena? Es un hecho, los efectos metálicos le van de maravilla a las pieles más oscuras. Todas las audacias están permitidas: violeta, caqui, marrón, dorado.

3./ Amplifica el efecto metálico.
Utiliza sombras metálicas con alta concentración de pigmentos para que su intensidad no cambie en el transcurso del día o de la noche. La buena elección: las sombras de larga duración en barra, como Ombres Hypnôse Stylo de Lancôme. No sólo son muy fáciles de aplicar, sino que también son muy sencillas de mezclar y superponer sobre el párpado para crear tu propio color. Las otras ventajas de estas sombras en barra son: 1) tener el tamaño de un lápiz lo que les permite modular el diámetro de su punta y poder ser utilizadas como delineador de ojos en cualquier momento. 2) Su increíble pigmentación que dura 24 horas sin que los colores migren de un milímetro 3) Su fórmula a prueba de agua que resiste a todo tipo de emociones.

Y para maximizar el efecto metálico, nada mejor que un toque de mascara de color negro que intensifique y oscurezca las pestañas, de la raíz a la punta, como la mascara Grandiôse de Lancôme. El color negro de la mascara, al contrastar con las tonalidades metálicas, va a hacer que resalten con mayor intensidad.

El error que hay que evitar: combinar diferentes colores con los acabados metálicos. En efecto, sólo en las revistas de moda se obtiene un maquillaje artístico con una mirada azul metálico y una boca roja frondosa. En la vida real, más vale optar por tonalidades nude en las mejillas y los labios, como los colores beige o palo de rosa.

Ombres Hypnôse Stylo, Mascara Grandiôse, Lancôme.

© Nicolas Valois

Selección