04/12/2015

¿Qué tal si una base de maquillaje prometiera 24 horas de duración?

En su lanzamiento, en 1997, Teint Idole revolucionó las bases de maquillaje convencionales gracias a una fórmula original que combina cobertura, duración y confort, sin hacer ninguna concesión. 18 años más tarde, el producto emblemático de Lancôme continúa teniendo gran éxito, gracias a su fórmula aún más ligera y con una duración de... 24 horas.

En 1997, Lancôme crea Teint Idole, una base de maquillaje líquida que integra, perfectamente, intensa cobertura, larga duración y extrema comodidad. Una novedad en aquella época, ya que hasta entonces, las fórmulas de larga duración resultaban demasiado pesadas, con tendencia a secarse en el transcurso del día y a causar una sensación de tirantez. Ante el éxito de Teint Idole, Lancôme no se durmió en sus laureles puesto que, después del lanzamiento de una versión en polvo compacto (en 1999), la marca renovó por completo su fórmula, 11 años más tarde, en una versión más ligera con un acabado ultra mate, sin mencionar su increíble duración de 14 a 24 horas... ¡Un récord! ¿Cuál es la novedad? El EternalSoft... Una versión "high-tech" del polímero comúnmente utilizado en las bases de maquillaje, que presenta dos ventajas: 1) Una estructura molecular doble (de silicona e hidrocarbono), en forma de corazón, que confiere a los pigmentos una fijación extrema en la piel, tanto a nivel de la cobertura como de la duración. 2) Se combina fácilmente con aceites no volátiles, lo que procura a la piel una sensación de confort y suavidad, hasta ahora inigualable con este tipo de producto. A casi dos décadas de su lanzamiento, Teint Idole sigue siendo la base de maquillaje más fiel a la piel, a prueba de condiciones climáticas, momentos estresantes o interminables horas de trabajo...

Selección