13/09/2016

¿Cómo conservar tu mascara para que dure más tiempo?

No creas que es por exceso de coquetería que las mascaras de Lancôme vienen acondicionadas en envases negros opacos. Es sobre todo para proteger correctamente las fórmulas de la Casa de los efectos del aire, de la luz natural y artificial. Sin esta protección, perderían progresivamente su eficacia, tanto a nivel de las propiedades y tratamientos que ofrecen, como a nivel de su conservación y duración…

Ahora bien, si Lancôme, a través de sus acondicionamientos optimizados, pone en práctica todo lo que está a su alcance para preservar la calidad de sus fórmulas de larga duración, y por ende, la salud de nuestras pestañas, nosotros también podemos, a nuestro nivel, hacer lo mismo con dos astucias verdaderamente muy sencillas:

1. Limita al máximo de meter y sacar el aplicador del envase

En efecto, esta acción mecánica, que supuestamente permite extraer mayor cantidad de producto, hace que entre gran cantidad de aire en el envase lo que tiende a resecar la fórmula rápidamente. Al perder la fluidez es más difícil aplicarla, además de crear grumos en las pestañas. ¿El tip de maquillaje? ¡Evita sumergir el aplicador en el envase! De ahora en adelante, al abrir tu mascara, quita el excedente de producto del cepillo con un pañuelo desechable. Y en caso de que necesites más producto, en lugar de reintroducir el cepillo en el envase, lo tomas directamente del pañuelo que tiene el excedente. ¡Listo!

2. Cierra bien tu mascara después de cada aplicación

Una tapa mal cerrada equivale a dejar la mascara al aire libre, con la desventaja citada en el punto anterior. En resumen, una vez que termines de aplicar tu mascara, asegúrate de cerrarla correctamente hasta la próxima utilización.

Grandiôse Waterproof, Lancôme.

©Nicolas Valois

Selección