13/09/2016

¡Larga vida al rímel!

No es sólo por el look coqueto que Lancôme ha optado por empaquetar todo su rímel dentro de tubos negros opacos. También es para proteger las fórmulas de los efectos negativos del aire y de la luz natural y artificial. Sin esta capa oscura de protección, el rímel lentamente perdería apariencia, eficacia y adherencia. Gracias a estos tubos, Lancôme es capaz de mantener la calidad de sus rímeles de larga duración y efecto alargante, y lo que es más, la salud de tus pestañas. También puedes proteger tu rímel con algunos movimientos simples.

Limita el número de veces que introduces y sacas el cepillo fuera del tubo.
Justo cuando piensas que estás recibiendo más rímel del tubo, de hecho este movimiento introduce más aire al tubo, lo cual seca la fórmula con mayor rapidez. Con menos líquido, el rímel se vuelve aún más difícil de aplicar, por no hablar de todo los grumos en las pestañas. ¿Nuestro consejo? No bombees el cepillo. De ahora en adelante simplemente gira el cepillo cuando lo saques. Y cuando necesites más rimel, utiliza el cepillo para tomar más producto de la parte superior y no lo introduzcas todo hasta la parte inferior.

Siempre cierra tu rímel de manera adecuada
Una tapa mal cerrada es como dejar tu rímel a que se seque. ¿La conclusión? Una vez que terminaste de aplicar el rímel, gira la tapa fuertemente para cerrarla hasta el próximo uso.